Síganos a través
52 (55) 5258•9727
suscripciones@editorialantartida.com.mx

Tratamiento de insuficiencia cardiaca congestiva aguda en un perro. Estudio de un caso clínico (para el SEVC)

John D Bonagura

Antecedentes del animal y exploración

“Marvin”, un Caniche Miniatura castrado de 10 años fue explorado debido a que presentaba una taquipnea aguda y dificultad respiratoria. Los signos empezaron unas 36 horas antes de ingresar al animal. Presentaba intolerancia a echarse y empezó a toser, y a expectorar un líquido espumoso de color rosa blanquecino.  

 

Marvin había presentado un apetito, un consumo de agua y una actividad previamente normales. Le proporcionaban un alimento senior, realizaba ejercicio supervisado, le desparasitaban mensualmente contra la dirofilariosis y no había sufrido ninguna lesión. 

 

En las exploraciones previas realizadas en la consulta que derivó el caso se halló un soplo sistólico relacionado con una valvulopatía degenerativa (insuficiencia mitral). 

 

A la exploración física se observó que el perro estaba incómodo a la estación. La hidratación era normal. La frecuencia respiratoria era >60/minuto, y realizaba esfuerzos de inspiración y espiración; también respiraba con la boca abierta. La temperatura era de 39,5 ºC (lo normal es < 39,2 ºC); el pulso era de 144/minuto, y la presión venosa en la vena yugular era normal. Las mucosas estaban oscuras a cianóticas. El choque de la punta del corazón en el lado izquierdo era fuerte, con una vibración precordial sobre la zona mitral. A la auscultación se detectó una frecuencia cardiaca directa de 148 latidos/minuto, un ritmo regular y un soplo holosistólico de grado 4-5/6 que radiaba ampliamente. Se detectaron estertores pulmonares fuertes, así como cierto aumento de los sonidos traqueales.

 

Antes de seguir leyendo, elabore una lista de sus tres “principales” consideraciones diagnósticas y establezca sus programas diagnóstico y terapéutico iniciales.

 

Conducta inicial a seguir

En base a la información anterior, las principales consideraciones fueron las siguientes:

  1. insuficiencia cardiaca congestiva grave del lado izquierdo, posiblemente por rotura de las cuerdas tendinosas de la válvula mitral; 
  2. cierta forma de edema pulmonar no cardiogénico (síndrome de dificultad respiratoria adulta); o 
  3. infección respiratoria aguda fulminante. 

 

Debido a la grave dificultad respiratoria, el perro fue sedado con butorfanol (0,2 mg/kgIM) y se le administró oxígeno en jaula. Al sospechar de insuficiencia cardiaca, se le administró furosemida (2 mg/kg IV) antes de llevar a cabo el diagnóstico por imagen. 

 

El perro respondió parcialmente a este tratamiento y se realizaron radiografías de tórax (Figura 1). En una ecografía realizada con el perro de pie se observó un ventrículo izquierdo hiperdinámico, una dilatación de la aurícula izquierda y un engrosamiento de la válvula mitral con valvas inestables. Se extrajo sangre para realizar análisis bioquímicos con suero y el perro fue transferido para aplicarle cuidados intensivos dirigidos a la insuficiencia cardiaca congestiva.

 

 

 

Figura 1. Radiografías dorsoventral y lateral derecha obtenidas en el momento del ingreso. Obsérvense los infiltrados alveolares difusos y la leve cardiomegalia.

La terapia inicial consistió en dosis repetidas de:

  1. butorfanol y 
  2. furosemida por vía IV (empezando con una infusión de furosemida a ritmo constante de 0,3 mg/kg/hora); 
  3. oxígeno; 
  4. pimobendán (unos 0,28 mg/kg/12 h); y nitroglicerina por vía tópica (2,5/5 cm) seguida de una infusión de sodio a ritmo constante de unos 90 mm Hg. 

 

El perro respondió bien (Figura 2) y posteriormente fue dado de alta con un tratamiento a largo plazo por vía oral de furosemina, pimobendán, enalapril y espironolactona. Se visitó de nuevo al animal 3 meses después y se encontraba estable.

 

Comentario

Los infiltrados alveolares difusos e intensos que se muestran en la Figura 1 son un rasgo característico de la insuficiencia cardiaca congestiva hiperaguda del lado izquierdo y a menudo se relacionan con expectoración de espuma o sangre debida a la rotura de capilares pulmonares. 

 

Se observa cardiomegalia, pero no intensa, lo cual sugiere un episodio agudo de descompensación (rotura de cuerdas). Puede ser útil una reducción agresiva de la postcarga con nitroprusiato de sodio, puesto que la disminución de la presión arterial (junto con el inodilatador pimobendán) reduce de inmediato el grado de insuficiencia mitral. Junto con una diuresis agresiva, esta terapia puede comportar un excelente resultado clínico (Fig. 2)

 

 

 

Figura 2. Radiografías del mismo perro obtenidas 24 horas después de la terapia hospitalaria frente a la insuficiencia cardiaca congestiva hiperaguda del lado izquierdo.

Leave your comment

Your Name: (required)

E-Mail: (required)

Website: (not required)

Message: (required)

Send comment
"
Editorial Antartida S.A de C.V