Síganos a través
52 (55) 5258•9727
suscripciones@editorialantartida.com.mx

VALORES DEL pH DE LA PIEL DE PERROS. Técnica de medición. Resultados

 

Tártara G, Sarradell J, Anthony L, Francois S, González Beltrán S.

CÁTEDRA DE MICROBIOLOGÍA, FACULTAD DE CIENCIAS VETERINARIAS, UNR

 

Introducción

La piel es el órgano más grande del organismo y dependiendo de la especie y de la edad, puede representar entre un 12 a un 24% del peso corporal de un animal y su pH fluctúa entre 6.2-7.8 dependiendo de la zona corporal (Merck, 2000). En caninos el rango comúnmente encontrado varía de 5,5 a 7,2; pero estudios realizados en los últimos años indican que en ciertas zonas del cuerpo del animal ese rango puede variar de 6,4 a 9,13.

La función principal de la piel es proteger al organismo de influencias externas físicas, químicas y biológicas5. En el perro tiene diferencias anatómicas y fisiológicas en relación a la piel del humano, tales como el pH más alcalino, el mayor grosor, la carencia de glándulas sudoríparas en gran parte del cuerpo y una mayor densidad de los folículos pilosos, que la hacen más propensa a las infecciones1.

El rol que juega el pH cutáneo como participante en la función de barrera de la piel ha sido motivo de debate por más de un siglo. Hallazgos recientes muestran que el pH influye en la permeabilidad de la barrera de la piel y en los procesos normales de queratinización. Asimismo se ha demostrado que el aumento del pH de la superficie cutánea estimula el desarrollo microbiano, favoreciendo la producción de infecciones por agentes patógenos, tales como Staphylococcus intermedius y Malassezia pachydermatis1,2.

Si bien se tienen datos bibliográficos de los valores normales del pH de la piel del perro de sus distintas partes anatómicas, nos resulta de gran interés comparar los valores de pH de la piel de perros aparentemente sanos con el de los casos de perros con dermatitis crónica tomando como referencia el valor del pH la misma región anatómica y con nuestros elementos de medición.

Los objetivos del presente fueron:

1) Medir los valores del pH de la piel en perros sin signos ni síntomas de enfermedad cutánea aparente.

2) Medir los valores del pH de la piel en perros con dermatitis infecciosas crónicas.

3) Comparar los valores del pH obtenido en perros clínicamente sanos con los valores del pH de perros con dermatitis crónica.

4) Comparar la practicidad, valores obtenidos y costos de dos metodologías de medición del pH de la piel del perro.

Materiales y Métodos

Muestras

Se estudió un total de 88 perros provenientes de Clínicas Veterinarias de Rosario. Se realizó la división de estos en dos grupos:

Grupo 1: 44 animales que acudieron a la consulta por diversos motivos ajenos a patologías de piel, como: vacunaciones, desparasitaciones, controles, bronquitis, pseudopreñez, etc.

Grupo 2: 44 animales que acudieron a consulta por padecemiento de dermatitis crónica.

Determinación del pH en piel:

Método A:

Los valores se tomaron en la región dorsocraneal del flanco, aplicando previamente sobre la piel, 0,2ml de agua bidestilada estéril hervida y estacionada durante 24 h (Imagen 1 y 3). Se utilizó un medidor electrónico de Ph, Skincheck pH Meter. Hanna instruments, electrodo especial para piel. Electrode Skincheck 1 HI 1413B/50. Solución de calibración y HI774P. Solución Storage, HI 70300L (Imagen 2 y 4).

Método B:

De manera conjunta, se realizó la medición del pH con tiras de papel indicador de pH de Merck, de rango pH 5,4-7.0 special indicador, roll length 4,8 m (Imagen 5 y 6). Todos los perros que fueron derivados por fracasos de tratamiento s previos en su padecimiento dermatológico crónico. Por este motivo se optó por aplicar un protocolo de pruebas diagnósticas e implementar el tratamiento específico. En los animales del Grupo 2 se programó realizar una primera medición del pH de la piel en la primera consulta y al momento de dar el alta. En el caso de los perros sin enfermedad dérmica, se estableció realizar una única medición al momento de la consulta.

 

Estudios complementarios

A todos los perros que acudieron a consulta por motivos ajenos a una consulta dermatológica, se les realizó la maniobra o tratamiento correspondiente.

A los animales del Grupo 2 se les realizó análisis de sangre: hemograma completo, dosaje de urea, creatinina, transaminasas hepáticas, colesterol, triglicéridos y glicemia; ecografía de glándulas tiroides, adrenales, gónadas e hígado.

Confeccionamiento de fichas

Para poder llevar un control más detallado, se confeccionaron fichas de ingreso con datos de cada paciente.

Grupo 1:

Para el caso de los animales pertenecientes al Grupo 1 las fichas constaron de:

  • Nombre, apellido, domicilio y teléfono del propietario.
  • Nombre, sexo, raza y edad del canino, castrado­/entero
  • Fecha de evaluación.
  • Valor obtenido de pH.
  • Motivo de consulta.
  • Rango de edad: Cachorro (hasta 4 meses); Jóven (4 meses a 4 años); Adulto (4 años a 15 años).
  • Observaciones.

Grupo 2:

En el caso de las mediciones de pH en perros con dermatopatías, las fichas constaron de:

  • Nombre, apellido, domicilio y teléfono del propietario.
  • Nombre, sexo, raza y edad del canino, castrado­/entero.
  • Fecha de evaluación.
  • Diagnóstico presuntivo.
  • Valores obtenidos de pH tanto en la primera consulta como en el momento del alta.
  • Curso de la enfermedad.
  • Escala analógica del 1 al 10 de prurito visual (completada por el propietario en las sucesivas consultas)
  • Estudios complementarios realizados.
  • Dermatograma con distribución de lesiones cutáneas.
  • Fotos de las zonas afectadas.
  • Tratamiento.

Además, para complementar la anamnesis se completaron planillas dermatológicas en donde se recabaron datos como el tipo de alimento que consume el animal, vacunaciones y desparasitaciones, tratamientos previos a la consulta, temperamento y carácter del paciente, entre otros.

Se anexan las fichas de ingreso de datos y planillas dermatológicas. (ANEXO 1)

Resultados y Discusión

Los valores de pH de piel registrados en 44 animales Grupo 1 se observan en elsiguiente cuadro (CUADRO 1):

CUADRO 1. Valores de pH de piel en perros sin signos de enfermedad dermatológica

NOMBRE

RAZA

NACIMIENTO/EDAD

CASTRADO

MEDICIÓN

MOTIVO DE CONSULTA

FECHA

ELECTRÓNICO

TIRITA

LARA

INDEFINIDA

24/11/2008

SI

26/03/2011

5,3

5.4

CONTROL DE BRONQUITIS

ALELÍ

CANICHE

4 AÑOS

NO

23/07/2011

5,35

5.4

QUISTE MAMARIO

DELFINA

LABRADOR

02/10/2001

NO

07/05/2011

5,5

5.4

VACUNACIÓN

NICO

INDEFINIDA

12/10/1993

NO

06/06/2011

5,6

5.4

VACUNACIÓN

PANCHO

LABRADOR

12/09/2006

NO

23/04/2011

5,6

5.4

CONTROL

HOMERO

CANICHE

05/11/2008

NO

07/05/2011

5,7

5.8

VACUNACIÓN

LUNA

BOXER

10/05/2009

NO

14/05/2011

5,7

5.8

VACUNACIÓN

NATY

INDEFINIDA

4 ANOS

SI

28/05/2011

5,72

5.8

GLÁNDULAS PERIANALES

YACO

SCHAUZER

13/02/2003

SI

07/05/2011

5,72

5.8

CLAUDICACIÓN

LULU

CANICHE

25/05/2009

NO

07/05/2011

5,75

5.8

UÑA QUEBRADA

PUPÉ

CANICHE

17/01/2008

NO

26/03/2011

5,8

5.8

CONJUNTIVITIS

LEÓN

MEST. FOX TERRIER

1 AÑO

NO

14/05/2011

5,85

5.8

DEF. EN MÁS EN LABIO INF.

TOBY

INDEFINIDA

10 AÑOS

SI

25/11/2011

5,85

5.8

VACUNACIÓN

ROCCO

SCHAUZER

19/11/2006

NO

14/05/2011

5,95

6

VACUNACIÓN

YAMILA

INDEFINIDA

12/10/2009

NO

28/05/2011

5,95

6.2

PSEUDOPRENEZ

ZEUS

INDEFINIDA

6 MESE

NO

07/05/2011

6,04

6

BRONQUITIS

FIDEL

DACHSHUND

8 AÑOS

NO

17/11/2010

6,05

6

DOLOR LUMBAR

CAROLA

INDEFINIDA

26/01/2002

SI

28/05/2011

6,05

6.2

CONTROL

DAIRA

OV. ALEMÁN

5 AÑOS

NO

26/03/2011

6,06

6

CONTROL

PALMA

INDEFINIDA

9 AÑOS

NO

25/11/2010

6,1

6.2

VACUNACIÓN

SISSI

LABRADOR

07/08/2009

NO

21/05/2011

6,1

6.2

VACUNACIÓN

FRIDA

MALTES

3 AÑOS

NO

28/05/2011

6,11

6.2

VACUNACIÓN

FELIPE

INDEFINIDA

5 AÑOS

SI

25/11/2010

6,15

6

GASTROENTERITIS

SOL

VIZLA

22/01/2011

NO

07/05/2011

6,16

6

VACUNACIÓN

BRISA

INDEFINIDA

3 AÑOS

SI

07/05/2011

6,18

6,2

BRONQUITIS

MARGA

OV. ALEMÁN

6 ANOS

NO

23/04/2011

6,2

6

VACUNACIÓN

LOLA

LABRADOR

5 MESES

NO

20/08/2011

6,25

6,7

CONTROL

POPI

MEST. FOX TERRIER

01/05/1997

NO

08/04/2011

6,3

6,2

GASTROENTERITIS

RATÓN

INDEFINIDA

17/11/2005

SI

17/11/2010

6,4

6,2

CONTROL

MORA

BRETÓN

01/05/2008

NO

30/04/2011

6,5

6,7

CONTROL

QUIMEY

VIZLA

07/02/2003

NO

15/05/2010

6,5

6,7

VACUNACIÓN

LOLA

MALTES

18/08/2007

NO

28/05/2011

6,7

6,7

CISTITIS

EROS

ROTTWEILER

5 AÑOS

MO

20/04/2011

6,73

>7

VACUNACIÓN

LAIKA

INDEFINIDA

12/10/1998

SI

25/11/2010

6,8

6,7

VACUNACIÓN

SILVESTRE

INDEFINIDA

3 AÑOS

NO

15/01/2012

6,88

6,7

VOMITOS

MOLINA

FOX TERRIER

25/09/2007

NO

16/11/2010

7

>7

CONTROL

FEFO

BLOODHOUND

05/02/2009

NO

23/04/2011

7

>7

GASTROENTERITIS

COCO

INDEFINIDA

7 AÑOS

SI

15/01/2012

7

>7

VACUNACIÓN

ANGIE

INDEFINIDA

8 AÑOS

SI

14/05/2011

7,1

>7

VACUNACIÓN

TOBÍAS

CANICHE

3 AÑOS

NO

18/06/2011

7,14

>7

GASTROENTERITIS

PACO

INDEFINIDA

03/08/2004

NO

25/11/2010

7,2

>7

VACUNACIÓN

OKKO

INDEFINIDA

5 AÑOS

NO

14/05/2011

7,2

>7

DESPARASITACIÓN

TERRY

BICHON FRISE

05/07/2009

NO

15/01/2012

7,6

>7

VACUNACIÓN

MAFALDA

OV. ALEMÁN

15/06/2009

NO

23/04/2011

7,8

>7

CONTROL

En este Cuadro 1 puede observarse que el rango de pH obtenido se ubica entre 5,3 y 7,8. Generando el mismo análisis porcentual que se realizó para el caso de las mediciones de pH en perros con dermatitis crónica diseminada, del total de perros (44), el 5 % (2) se encontraron por debajo, 5% (2) registraron valores mayores y el 90% de los animales (40) se ubicaron dentro del rango considerado normal (5,5-7,5).

VALORES DE Ph NORMAL

INFERIOR

5 %

NORMAL

90 %

SUPERIOR

5 %

Los valores del pH de piel registrados en 44 animales del Grupo 2, pueden observarse en el siguiente cuadro (Cuadro 2):

CUADRO 2. Valores de pH de piel en perros con dermatitis crónica

NOMBRE

RAZA

NACIMIENTO

EDAD

CASTRADO

PRIMER MEDICIÓN

DIAGNÓSTICO

SEGUNDA MEDICIÓN

ELECTRÓNICO

TIRA

ELECTRÓNICO

TIRA

UMA

INDEFINIDA

21/09/2008

NO

5,00

5,4

Sarna demodéctica generalizada y papilomatosis

5,5

6,2

NICO

INDEFINIDA

12/10/1993

NO

5,30

5,4

Hipotiroidismo

5,6

5,8

LOLA

FOX TERRIER

22/05/2001

NO

5,4

5,4

Deramatitis por pulgas

6,5

6,7

BIANCA

CANICHE

03/04/2007

NO

5,77

5,4

Alergia alimentaria

7,1

>7

CIRILO

INDEFINIDA

25/12/2007

NO

5,80

5,8

Micosis compatible con malasseziosis

7,4

>7

LUNA

PINSCHER

21/05/2008

NO

5,96

5,8

Alergia alimentaria

5,94

6

PACO

DACHSHUND

24/07/1997

SI

5,76

6,7

Rascado compulsivo

6,9

6,7

ROMEO

YORKSHIRE

TERRIER

29/08/2009

NO

6,00

5,8

Reacción post vacunal

7

7

NACHO

BICHON

FRISE

25/06/2004

NO

6,70

6,7

Atopía

7,03

7

SHEILA

INDEFINIDA

25/07/2008

NO

6,73

6,7

Alergia alimentaria

8,2

>7

BRISA

MALTESA

01/04/2000

SI

6,75

6,7

Dermatitis crónica

7,15

>7

CRISTAL

MALTES

02/01/2005

NO

6,95

7

Alergia alimentaria

5,8

6

PAMELA

COCKER

10/06/1997

SI

7

7

Dermatitis crónica

6,65

6,7

HECTOR

YORKSHIRE

TERRIER

18/06/2009

NO

7,2

7

Sarna demodectica

6

6

JINGER

CHIHUAHUA

14/02/1998

NO

7,50

>7

Pullicosis

5,7

5,4

MIA

GOLDEN

RETRIEVER

25/05/2005

NO

7,65

7

Hipotiroidismo

7,07

>7

TOMY

CANICHE

02/02/2003

NO

7,65

>7

Atopía

8,5

>7

NEGRO

INDEFINIDA

12/10/2008

NO

7,70

>7

Desbalance nutricional y pullicosis

8

>7

CATA

LABRADOR

19/06/2009

NO

7,80

>7

Alergia alimentaria

7,13

>7

TAKANA

BULL

TERRIER

21/09/2008

NO

8,25

>7

Sarna sarcóptica

5,6

5,4

INDIA

CANE

CORSO

10/04/2009

NO

8,30

>7

Dermatitis alérgica

7,1

7

ETA

OVEJERO

ALEMAN

09/05/2003

NO

8,30

>7

Sarna sarcóptica

7,4

>7

AIKA

LABRADOR

RETRIEVER

08/09/2002

NO

8,38

>7

Alergia alimentaria

7,5

>7

LUNA

BRETON

13/10/2004

NO

8,50

>7

Atopía

6,51

7

OSCO

OVEJERO/

INDEFINIDA

08/08/2002

NO

8,55

>7

Dieta desbalanceada. Hiperplasia prostática benigna

5,8

6.7

SISKA

PIT BULL

27/01/2005

NO

8,62

>7

Sarna sarcóptica

6,4

6,4

FRANCO

DOBERMAN

05/09/2004

NO

8,63

>7

Alergia alimentaria y Pullicosis

6,81

6,7

MUÑECA

INDEFINIDA

12/10/2005

SI

8,70

>7

Dermatitis alérgica (ácaros)

6,8

6,7

YAKO

OVEJERO

ALEMAN

03/12/2004

NO

8,70

>7

Atopía

8,1

>7

THOR

ROTTWEILER

15/05/2002

NO

8,75

>7

Hipotiroidismo

7,5

>7

MOROCHA

INDEFINIDA

22/01/2003

SI

8,80

>7

Sarna sarcóptica, pullicosis y alergia alimentaria

7,3

>7

MIUKA

LABRADOR

RETRIEVER

06/10/2007

NO

8,80

>7

Alergia a pulgas

7,5

>7

BLASS

COCKER

01/04/1997

NO

8,80

>7

Sarna demodéctica. Hipotiroidismo. Hiperplasia prostática benigna

7,05

7

BENJAMIN

INDEFINIDA

06/05/1996

SI

9,13

>7

Dermatitis crónica

7,7

>7

MATEO

CANICHE

04/07/2002

NO

9,30

>7

Hepatopatía metabólica

6,75

6,7

ATHOS

DOBERMAN

29/10/2001

NO

9,40

>7

Cuadro de lamido compulsivo

8,4

>7

VICKY

OVEJERO

ALEMAN

20/11/2004

NO

9,40

>7

Alergia alimentaria y Pullicosis

7,1

>7

DUFF

OVEJERO

ALEMAN

13/04/2002

NO

9,45

>7

Dermatitis crónica

7,8

>7

CACHITO

INDEFINIDA

10 Años

SI

9,48

>7

Alergia a pulgas

7,47

>7

ARMIN

LABRADOR

RETRIEVER

07/02/2009

NO

9,50

>7

Alergia a pulgas

8,84

>7

CARAMELO

INDEFINIDA

21/09/2009

NO

9,5

>7

Atopía

6,74

6,7

LISA

FOX

TERRIER

12/02/2002

SI

9,60

>7

Rascado psicogénico

8,5

>7

FIRULAIS

COLLIE

1 Año

NO

9,70

>7

Garrapatosis y Pullicosis

8,9

>7

HELLENA

DOGO DE BURDEOS

07/05/2009

NO

9,90

>7

Sarna demodectica

6,60

6,7

La columna “PRIMER MEDICIÓN” hace referencia a los valores obtenidos en los perros con lesiones de dermatitis crónicas en la primera consulta. La columna “SEGUNDA MEDICIÓN” indica los valores de los mismos animales al momento de darles el alta debido a su cura clínica.

El análisis del cuadro demuestra un variable rango de pH, el cual se ubica entre 5 y 9,90 en las primeras mediciones y en las segundas entre 5,5 y 8,9.

Generando un estudio porcentual de los datos se obtuvo que en la primer medición, de los 44 perros estudiados, 29 (66%) se encontraron por encima, 3 (7%) registraron valores menores y 12 animales (27%) se ubicaron dentro del rango considerado normal (5,5 – 7,5). Haciendo el mismo análisis con la columna de la segunda medición, se obtuvo que ninguno de los animales registraron valores por debajo del rango normal, 34 (77%) se encuentran incluidos en dicho rango y 10 (23%) lo superaron.

PRIMER MEDICIÓN

SEGUNDA MEDICIÓN

INFERIOR

7 %

0 %

NORMAL

27 %

77 %

SUPERIOR

66 %

23 %

La variación individual de lospacientes del Gupo 2 se muestra en el siguiente gráfico (Gráfico 1):

Se puede observar que solamente un animal (Luna- sexta posición en el gráfico-) permaneció con el mismo valor de pH. 12 perros (27%) presentaron valores superiores a los detectados en la primera medición. En 31 animales (71%), los valores de pH obtenidos en la segunda medición se ubicaron por debajo, con respecto a la primera medición.

Grafico 1

 

Conclusiones

Se cree que existen muchos tipos de enfermedades que producen variaciones del pH de la superficie cutánea, como ser las alteraciones de la piel: eczemas, dermatitis de contacto, dermatitis atópica, diferentes grados de deshidratación de la piel, etc. Además numerosas enfermedades sistémicas como la diabetes, insuficiencia renal crónica y enfermedades circulatorias.

El análisis de los datos obtenidos durante el transcurso de este proyecto afianza esta idea, ya que se puede observar una gran variabilidad de valores de pH de la piel que van desde 5 a 9,70 de los perros enfermos estudiados, los cuales presentaban patologías hormonales, infecciosas, alimentarias y alérgicas. En los casos con cuadros dermatológicos con similar signología, igualmente se obtuvieron valores de pH muy variados, lo que claramente nos indica que el pH no es una variable que pueda ser determinada sin ser medida con el instrumental adecuado.

Consideramos importante la medición del pH de la piel de perros que no poseen enfermedad cutánea aparente, para poder realizar la comparación ya sea tanto con los datos brindados por la bibliografía así como por los resultados obtenidos en este proyecto con respecto a los animales con enfermedad dérmica y por supuesto como indicador del estado de salud de la piel.

La mayoría de los animales incluidos en el Grupo 2 del proyecto, que presentaban un padecimiento dermatológico crónico fueron derivados de otros consultorios con fracasos de tratamientos previos. Fue en esta instancia en donde se realizó la primera medición del pH de la piel de cada uno de ellos, hallando que el 76% de los animales se encontraban con valores de pH fuera del rango considerado normal. Luego del estudio de las patologías, a través de exámenes clínicos y métodos complementarios, se instauraron los tratamientos correspondientes. Se observó que al presentarse una respuesta positiva al tratamiento, remitiendo los signos y síntomas evaluados en la primera consulta, se invirtió este porcentaje, resultando en un 75% de animales con pH dentro de rangos fisiológicamente considerados normales en la segunda medición. Esto se hace evidente en el GRAFICO 2 donde los valores obtenidos en la segunda medición oscilan en su mayoría en el intervalo normal de pH.

No se pudo relacionar en ningún caso, un valor de pH determinado con la etiología de la patología.

Resultó evidente la individualidad de los valores de pH y que los valores esperados, sugeridos por otros autores están vinculados con el estado de salud.

En el presente trabajo coincidieron, en su mayoría, los valores obtenidos en la segunda medición con los considerados normales, lo que resalta la importancia de las mediciones de pH de la piel como variable indicadora de una evolución positiva al tratamiento.

Entonces, resumiendo, podemos ver que los animales del Grupo 1, prácticamente poseían valores normales de pH de piel, y los animales del Grupo 2, con enfermedad cutánea, los valores estaban fuera del rango normal, y luego de la cura clínica esos valores ingresaron a dicho rango.

Esto demuestra la importancia del objetivo de este trabajo, ya que se afianza la regulación del valor de pH de la piel como una herramienta más para la utilización en la clínica diaria.

Con este trabajo, se concluye la idea que en un alto porcentaje el pH de piel normal oscila entre 5,5 y 7,5 y que cualquier variación fuera de este rango daría la idea de estar frente a una patología dérmica o se transforma en un factor coadyuvante de BOG (Bacterial Over Grow).

La importancia de realizar estas mediciones y estudios complementarios, radica en conocer el valor del pH propio de la piel en cada paciente así como las posibles causas que lo alteran, para adecuar las condiciones del tratamiento, y como una variable útil para el control de la salud de la piel (elección del champú, frecuencia del baño y realización del corte de pelo sanitario, dieta, tratamiento para ectoparásitos, etc.).

En el CUADRO 1 y en el CUADRO 2 se detallan los valores obtenidos con el medidor electrónico de pH, Skincheck pH Meter y además los obtenidos con tiras de papel indicador de pH de Merck. Analizando los valores se pudo comprobar una evidente concordancia de los resultados entre las dos técnicas utilizadas para la medición. Este hecho es importante debido a que aporta la posibilidad de realizar la medición a bajo costo en el consultorio, pudiéndola implementar de rutina en la clínica dermatológica.

Se documentaron valores de pH superiores a 7, valor a partir del cual se inactivan desinfectantes como la clorhexidina, el cual es de muy frecuente uso en las dermatitis crónicas.

Queda en evidencia la sensibilidad de un ecosistema como lo es la piel y la importancia que tiene el conocimiento de la mayoría de las variables que influyen en él.

Bibliografía

1. Carlotti et al. 2004. Shampoo therapy in veterinary dermatology. 29th World Congress of World Small Animal Veterinary Association proceedings.

2. Matousek, J.L; Campbell, K.L.2002. A comparative review of cutaneous pH. Veterinary Dermatology 13:293-300.

3. Matousek, J.L; Campbell, K.L; Kakoma, I; Solter, P.F and Schaeffer, D.J. 2003. Evaluation of the effect of pH on in vitro growth of Malassezia pachydermatis. Can. J. Vet. Res. 67(1): 56-59.

4. Matousek, J.L; Campbell, K.L; Schaeffer, D.J. and Kakoma, I. 2003. The effects of four acidifyng sprays, vinegar, and water on the cutaneous pH levels of eight dogs. J. Am. Anim. Hosp. Assoc. 39(1):29-33.

5. Neira, M.J; Simón, C. 2007. Uso del Bifonazol al 1% shampoo en el tratamiento de Malassezia pachydermatis en caninos. http://fullanimals.blogspot.com

6. Young, L.A; Dodge, J.C; Guest, K.J.; Cline, J. L. And Kerr, W.W. 2002. Age, breed, sex and period effects on skin biophysical parameters for dogs fed canned dog food. J. Nutr. 132: 1695S-1697S.

Leave your comment

Your Name: (required)

E-Mail: (required)

Website: (not required)

Message: (required)

Send comment
"
Editorial Antartida S.A de C.V